sábado, 25 de agosto de 2012

La mecánica del corazón [2007]

Ficha:

  • Título original: La Mécanique du Coeur
  • Año: 2007
  • Autor: Mathias Malzieu
  • Traducido por: Vicenç Tuset

"Nunca te enamores"


Esta va a ser la primera reseña que hago de un libro, por lo que puede llegar a salir cualquier cosa. Espero que vaya bien. Allá vamos. Conocí este libro casi por casualidad, en uno de esos días que sabes cómo comienzan pero desconoces cómo terminarán. Tras una breve visita a una librería, una amiga vio el que se convertiría en el primer libro que terminé este verano: La mecánica del corazón.


Siempre he dicho que, para que un libro te llame la atención, un título extraño o diferente es la clave. Sin embargo esto no fue precisamente lo que me llamó la atención sobre este libro, ni tampoco la excelente ilustración Burtoniana de la portada de Benjamin Lacombe (autor de gran número de portadas para libros, siempre con su peculiar estilo), sino que fue una de las frases de la contraportada: No te enamores nunca. En cuestión de segundos llamó mi atención y me picó la curiosidad así que, un par de días después, estaba en la tienda comprándome esta novela de 174 páginas.

Su autor, el francés Mathías Malzieu, es conocido por otras obras como La alargada sombra del amor o Metamorfosis en el cielo, ambas enfocadas al tema amoroso. Pues sin salirnos de esta temática, y con el sentimiento más enigmático de todos como bandera, arranca este cuento para niños grandes. El protagonista es Jack, o Little Jack como le llaman en ocasiones, un joven que nació en Edimburgo en la noche más fría de la historia. Su madre, una frágil joven que no deseaba al bebé, recurrió a la mujer más marginada del pueblo, la extraña doctora Madeleine, que vivía en una casa sobre la colina de Arthur's Seat donde, según la leyenda, descansa el rey Arturo.


Madeleine hace de comadrona para la joven, que da a luz a un pequeño muchacho que nacerá con la sombra de la muerte sobre él: su corazón está deteriorado. Es por ello que Madeleine, muy habilidosa en la reparación de relojes, hará uso de sus facultades para tratar de salvar la vida al bebé. Es así como le implanta al pequeño Jack un reloj de cuco en el corazón que, conectado a todo su cuerpo, le permitirá seguir viviendo, siempre y cuando le de cuerda todos los días, claro.


Su madre marcha sin querer mirarle y Madeleine acoge a Jack. Los años pasan y familias visitan la casa de la doctora para adoptar niños cuyos padres no les quisieron. Muchos tienen suerte y se marchan para tener un futuro mejor con una familia que les quiera, pero Jack no tiene tanta suerte, pues asusta a sus posibles padres cuando escuchan cómo el niño hace sonidos como un reloj. Poco a poco, Jack se va dando cuenta de que jamás le adoptará nadie, y es por ello que la doctora Madeleine, catalogada de bruja por muchos del pueblo, le adoptará como su hijo.

Jack crecerá más o menos feliz junto a ella y a unos extraños personajes. El primero de ellos es Arthur, un habitual de la casa de Madeleine y enamorado de la canción "Oh When the Saints". Las otras dos son Anna y Luna, dos prostitutas de buen corazón con, quizá, demasiada facilidad para enamorarse de sus clientes, lo cual no hace que su trabajo sea algo sencillo. Todos ellos forman parte de la infancia de Jack, que cambiará el día que conozca a una joven bailarina de nombre desconocido y de mirada defectuosa. Desde ese momento la vida de Jack girará únicamente en una dirección: encontrar a esa joven que le hace sentir tan bien y que tanto altera su reloj. Pero hay un problema: la mecánica del corazón de Jack es extremadamente frágil, y existen tres reglas que debe seguir para evitar que las manecillas de su reloj acaben atravesándole. Las reglas son sencillas:
  1. NO TOQUES LAS AGUJAS.
  2. DOMINA TU CÓLERA.
  3. NO TE ENAMORES NUNCA.
La vida de Jack depende de que siga esas reglas al pie de la letra, pero no será capaz de quitarse a la joven bailarina de la cabeza, [SPOILER] con lo que comenzará una exhaustiva búsqueda que le llevará muy lejos de su hogar en pos de encontrarla (llegando incluso a visitar nuestro país). Por el camino conocerá a Joe, un matón de colegio enamorado también de la bailarina, que hará la vida imposible a nuestro protagonista, pero también obtendrá valiosos aliados, como un joven Georges Méliès (sí, el ilusionista y cineasta francés en sus años mozos, cuando aún no había viajado a la luna) que le ayudará tanto con su reloj como dándole valiosos consejos para la vida y el amor.



Y hasta aquí puedo leer. La mecánica del corazón es, como ya he dicho, un cuento para niños grandes, algo irregular en algunos momentos en cuanto a ritmo y con una narración muy personal (será Jack el que narre la historia desde que es bebé hasta el final del libro), en la que se nos deja un buen lugar para la imaginación, pues Malzieu no nos lo da todo mascado ni mucho menos. He comentado lo de que la narración es algo irregular porque, para mi gusto, el libro arranca muy interesante, pero se diluye un poquito hasta que pasa el gran desencadenante de la historia donde vuelve a ganar interés, vuelve a diluirse un tiempo y, finalmente, retoma todo el interés para concluir con la historia. Esto no es malo pero, quizá al tratarse de una novela tan corta, que se diluya en ocasiones el interés por la historia no acompaña.

No obstante no quiero que parezca que me estoy metiendo con el libro, para nada, su historia me ha gustado mucho, y el tema central, el amor, es uno de los que más me ha llamado siempre a la hora de adentrarme en muchas historias. Esta historia es un cuento extraño y diferente, que busca tratar temas de la vida a los que, tarde o temprano, deberemos enfrentarnos todos. Personalmente, el final de la obra me ha sorprendido, pues no me esperaba que se dirigiera en determinada dirección, y si bien me ha gustado, yo habría dirigido la historia por otros derroteros.

Pero bueno, esa es la magia existente en las obras, tu solo lo presencias, no influyes en cambiar nada. Que yo dirigiera la trama en otra dirección a donde la lleva Melzieu no es motivo para que no me guste su obra. Quizás si hubiera sido algo más larga hubiera hecho otras cosas diferentes, pero eso nunca lo sabremos. Como curiosidad, decir que el cineasta francés Luc Besson (El profesional (León), El quinto elemento) ha comprado los derechos para adaptar La mecánica del corazón al cine. Veremos en que acaba todo y si, en unos años, llegamos a ver a Jack y su corazón mecánico en la gran pantalla.

Bueno, para cerrar esto: ¿recomendaría La mecánica del corazón? Sí, sin lugar a dudas. Puede no ser una maravilla, pero la premisa con la que trabaja es muy atrayente e interesante, además es corto, lo que lo vuelve aun más atractivo, pues no pierdes nada por darle una oportunidad. Si te gustan los cuentos, si todavía crees en el amor, o si simplemente te apetece leer una novela con un aire mágico muy especial, este libro es una gran opción. Adéntrate en el mundo de Jack y trata de descifrar la mecánica del corazón que todos llevamos dentro y que hace que nos dañemos los unos a los otros en múltiples ocasiones.


Lo peor:

  • La trama se diluye en ocasiones, teniendo claros puntos de interés y otros algo pausados.
  • Es cortito, quizás ser algo más extenso le habría sentado bien.
  • No dejo de tener la sensación de que hay algo (o bien trama, o bien personajes, o bien posibilidades) poco desarrollado, pero es solo eso: una sensación.

Lo mejor:

  • La premisa de la historia es atrayente e interesante.
  • Con el amor como telón de fondo, Malzieu nos brinda un cuento adulto que no dejará a nadie indiferente.
  • Jack, como narrador durante toda la trama, tiene muy buenas frases y comentarios.
  • Esto ya es personal, pero que apareciera Méliès me encantó, quizás por deformación profesional.

La frase:

Como ya he dicho, el libro está cargado de buenas frases, la mayoría de ellas por parte de Jack. Estas son algunas de las que más me han gustado:

"Muéstrale tu verdadero corazón, es el único truco de magia posible."

Georges Méliès


"Antes de conocer el sabor de las fresas con azúcar, uno no las pide todos los días."

Jack

"No hay nada más divertido que la imprudencia."

Jack

"Siempre se produce un momento patético pero agradable en el que pienso que mis sueños pueden hacerse realidad. En ese momento creo en lo imposible."

Jack

"Love is dangerous for your tiny heart."

Madeleine

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada