domingo, 9 de septiembre de 2012

Blancanieves (Mirror, Mirror) [2012]

Ficha:

  • Título original: Mirror, Mirror
  • Año: 2012
  • Director: Tarsem Singh
  • Guión: Melisa Wallack y Jason Keller
  • Música: Alan Menken

"¿Te sabes el de Blancanieves y la reina?"


El cuento de Blancanieves de los hermanos Grimm es, sin lugar a dudas, uno de los cuentos de hadas más conocidos de todos los tiempos. Mucho tiempo ha pasado desde que Walt Disney enseñara al mundo su Blancanieves y los siete enanitos, primer clásico de la factoría de Mickey Mouse y una película de animación inmortal. Pero claro, no iba a quedar solo ahí la cosa. Ni mucho menos.


De un tiempo a esta parte Hollywood parece falto de ideas y tira cada vez más de donde puede y como bien puede. En los últimos años estamos rodeados de remakes, reboots, reimaginaciones, adaptaciones, precuelas, secuelas... sinceramente, ¿cuánto hace que no ves una película 100% original en el cine? Yo, desde luego, una buena temporada. Pero vamos a lo que nos interesa. Si bien existen varias reversiones, apariciones y menciones del cuento en numerosos medios, no ha sido hasta este año que los directivos de Hollywood han mirado con deseo al cuento de la muchacha más bella del mundo.

Este año hemos tenido, por suerte o por desgracia, ya dos reinterpretaciones del clásico cuento, la primera es esta que nos ocupa, Blanvanieves (Mirror, Mirror), dirigida por Tarsem Singh (La celda o la más reciente Immortals); la segunda versión corrió a cargo de Rupert Sanders (primera película de su filmografía) quién nos brindó la falsamente épica Blancanieves y la leyenda del cazador de la que hablaremos en otra reseña más adelante. Pero aun no dejarán en paz a la princesita pues todavía queda que los españoles demos nuestro punto de vista (el cual temo) y aun falta por estrenarse Blancanieves, una versión de Pablo Berger de la que puede salir cualquier cosa. Habrá que ver en que acaba todo.

Pero dejémonos de preámbulos de una vez y hablemos de Mirror, Mirror. ¿Qué nos ofrece esta nueva versión? Sinceramente, en un principio era bastante reticente a verla, ya había visto la leyenda del cazador y poco o nada me interesaba volver a ver a Blancanieves en acción. No obstante, en una noche de estas en las que no tienes nada mejor que hacer, decidí darle una oportunidad. Y me alegro de haberlo hecho.

Villana y heroína cara a cara.
Mirror, Mirror arranca como deben comenzar todos los cuentos, con un "érase una vez..." y con una narración de la reina, interpretada por "la novia de américa" Julia Roberts (Pretty Woman, Notting Hill), que nos ofrece la clásica historia de Blancanieves desde su particular punto de vista. Este inicio, narrado con una genial secuencia de animación, no sorprendería de no ser por un pequeño detalle: descubrimos que la película es un cachondeo total. Desde el minuto uno la reina hace comentarios sarcásticos sobre el devenir de los acontecimientos, demostrando que no vamos a ver nada épico ni serio: estamos invitados a una gran fiesta.

El resto nos sonará bastante: la princesa Blancanieves (la linda Lily Collins de The Bling Side (Un sueño posible) o El sicario de Dios), huérfana de padre, vive encerrada en el castillo bajo el control de la reina, su madrastra, que tiene poder sobre un espejo mágico (diferente al que todos conocemos) que le concede ciertas dotes sobrenaturales a cambio, siempre, de un alto precio. Con el temor de que Blancanieves la supere en belleza, la reina mandará a su fiel sirviente Brighton (el siempre divertido Nathan Lane de Una jaula de grillos o Un ratoncito duro de roer) matar a la joven princesa, pero este se compadecerá de la joven y la dejará libre por el bosque, habitado por una feroz y malvada criatura.

Allí la hermosa princesa conocerá a un grupo de siete rebeldes marginados por sus defectos físicos, un grupo de siete enanitos ladrones compuesto por Napoleón (Jordan Prentice), Media Pinta (Mark Povinelli), Glotón (Joe Gnoffo), Mandamás (Danny Woodburn), Lobo (Sebastian Saraceno), Risitas (Ronal Lee Clack) y Matón (Martin Klebba) que, junto al guapo de la función, el príncipe Alcott de (¡atención!) Valencia (interpretado por el simpático Armie Hammer de J. Edgar o La red social), ayudarán a la princesa a oponerse a la tiranía de la despótica reina y así acabar con su malvado reinado.

Blancanieves y los nuevos siete enanitos.

El argumento no es novedoso, pero es lo suficientemente interesante como para entretenernos, además, la banda sonora de Alan Menken cumple ofreciendo toques de cuento de hadas que le van muy bien al tono despreocupado de la cinta. Las actuaciones son buenas, destacando que son exageradas, vamos, que se ve que los actores están sobreactuando en algunos momentos pero esto no es malo, para nada, lo que buscan conseguir con ello es aumentar la sensación de cachondeo. El príncipe es guapo y se regodea en sus sonrisas cautivadoras, la reina es malvada y utiliza su mirada por encima del hombro para demostrarlo, Blancanieves es frágil y delicada (por lo menos al principio) y lo demuestra con miradas bondadosas... y así casi todos. Lo que quiero decir es que las actuaciones son parte del encanto de esta película, pues funcionan a la perfección que cada personaje exagere en ocasiones sus características principales.

Me gustaría destacar de entre todas, la gran actuación de Julia Roberts como la malvada reina, sin duda uno de los villanos más memorables y terroríficos de la historia. Roberts interpreta a una reina a medio camino entre la locura y la maldad, obsesionada con ser la más bella eternamente, nos brinda una actuación diferente de tan famoso personaje, dándole su toque personal. No supera a la de Disney (tampoco lo pretende) pero le da un enfoque diferente. De lo mejor de la película.

Igualita que en Cisne negro.
La fotografía, por su parte, cumple al igual que los efectos especiales, dándole un toque fantástico al que, si además le sumamos el peculiar vestuario, le viene de maravilla a la película para parecerse aun más a un cuento de hadas. Por lo demás, y hablando en términos generales, ya hemos comentado que la película es una comedia, para mi gusto una gran comedia. Te pasas riendo buena parte de la cinta y tiene momentos muy graciosos e hilarantes. ¿Cuál es su truco? Lo que ya dijimos: que no se toma en serio en ningún momento. Si Mirror, Mirror buscase seriedad o creerse a sí misma como una gran obra, fracasaría, es ahí donde reside su magia: sabe que no va a ser la película del año y juega con ello. Es absurda por momentos, busca hacer reír y hacer pasar un rato agradable, distendido y divertido. Y lo consigue.

Mención especial merece la aparición de Sean Bean, que interpreta al buen rey, y que, apartándose de su temática habitual, no muere en la película. Me sorprendió verle y no hace un papel con muchas apariciones, pero siempre es bueno ver a este gran actor en pantalla, y más cuando no fallece en el intento. También es destacable el baile final, al más puro estilo de Bollywood. A muchos no les gustará, y puede que a otros les parezca hasta ridículo (estamos ante una fiesta señores, ¿cómo no nos vamos a reír?). Es un momento de cachondeo, un by the face que se sacan de la manga para hacer la situación aun más extravagante, que  recuerda levemente a la cantarina Blancanieves de Disney, y que busca que termines con un buen sabor de boca y con una sonrisa (al igual que el "¿qué fue de los enanitos?" de antes de los créditos). Y conmigo por lo menos lo lograron.

Los enamorados de la película haciendo tontadas típicas de enamorados.

Blancanieves (Mirror, Mirror) es una comedia, un cachondeo puro que no se toma en serio nunca para que te diviertas y te olvides de todo durante la hora y media larga que dura. No es ninguna maravilla, no es perfecta y tiene fallos, claro que sí, no será la mejor película del año, pero desde luego sí que es una gran comedia, una de esas que si alguna vez te enteras que van a echar en la televisión merece la pena quedarse a ver. Si tienes un día monótono, aburrido, o incluso si te encuentras algo tristón, deberías darle una oportunidad a esta película pues, si tu tampoco le exiges mucho, puedes pasar un rato bien agradable.

Todo el mundo está esperando este momento... ¿cómo acabará?

Lo peor:

  • Que busques seriedad o que no entiendas que la película no va en serio.
  • Es algo ñoña en algunos momentos, quiero decir, no deja de ser una historia de amor y un cuento de hadas, tiene alguna secuencia o algunas frases que puede llegar a empalagar un poco o que pueden parecer demasiado dulces.
  • La historia, por mucho que la cuenten de un modo divertido y original, está demasiado usada, no deja de ser una reinterpretación de un cuento clásico.

Lo mejor:

  • Es una vuelta de tuerca al cuento, es original dentro de sus posibilidades y no se toma en serio, factor fundamental para que el chiste funcione.
  • Es hilarante, tiene momentos muy divertidos y un humor muy acertado.
  • Las actuaciones son buenas, destacando por encima de todos el gran papel de Julia Roberts como la mala de la función.
  • La estética y ambientación del film son muy buenos, a medio camino entre lo real y lo fantástico.
  • La introducción animada es francamente buena.

El momento:

Sin lugar a dudas el momento que más me gustó de la película es el entrenamiento de Blancanieves a manos de todos los enanitos, cada uno en su especialidad. Un momento con pequeños tintes épicos que muestran el paso del frágil personaje inicial a la fuerte heroína que realmente estaba llamada a ser. Y además es divertido, ¿qué más se le puede pedir?

La frase:

"La gente cree que no puedes ser alto si eres bajo. Que no puedes ser fuerte si no lo eres. Pero una debilidad solo es una debilidad si tu la ves así." 

Mandamás

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada